La Pavlova

La Pavlova

Tanto Australia como Nueva Zelanda se disputan la autoría de la Pavlova, una extraordinaria combinación de merengue, crema batida y frutas frescas.

Hay muchísimas historias sobre su origen, pero en lo que todos coinciden es en que fue creado en honor a la famosa bailarina rusa, Anna Pavlova. Para muchos, hacer una pavlova es un motivo de orgullo; para otros, una frustración. En la forma de batir las claras y de hornear el merengue están los secretos de este espléndido postre. Después, es sólo una cuestión de rellenar con crema batida y de hacer tus combinaciones de ingredientes favoritas.

Los ingredientes

  • 4 claras de huevo
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 taza de azúcar
  • 4 cucharaditas de maicena
  • ½ cucharadita de vainilla
  • El jugo de medio limón
  • 1 taza de crema de batir refrigerada
  • Frutas frescas en trocitos
  • Rulitos de chocolate (opcional)

La preparación

Precalienta el horno a 300 ºF / 150 º C.Bate las claras con la sal hasta que se formen picos suaves. Agrega el azúcar poco a poco.Verás que se forman picos más firmes. Agrega la maicena, la vainilla y el jugo de limón.Sigue batiendo hasta que esté suave y el azúcar se haya disuelto bien.Se trata de que al probarla, no se sientan los granitos de azúcar.Cubre una bandeja para hornear con papel encerado. Marca los círculos en el papel con un vaso y forma tus merengues con la parte posterior de una cuchara mojada.Hornea a baja temperatura hasta que dore un poco.Luego apaga el horno y déjalas adentro, hasta que se enfríen.Bate la crema para batir refrigerada hasta que forme picos suaves y rellena cada uno de tus merenguitos.Incorpora las frutas frescas picaditas y, si lo deseas, decora con los rulitos o lluvia de chocolate.