Gazpacho de pimentón

Gazpacho de pimentón

Esta versión de gazpacho es maravillosa. Si te gusta el pimentón, esta será una de tus favoritas.

Cuando preparo este gazpacho, me gusta forrar la bandeja para hornear con papel de aluminio para recoger los jugos naturales de los pimentones al asarlos. Además, verás que luego será mucho más fácil lavar la bandeja.

Los ingredientes

La preparación

Precalienta el horno a 500º F / 250º C. Lava los pimentones, sécalos y colócalos en una bandeja forrada con papel de aluminio. Mete la bandeja en el horno para que los pimentones se cocinen hasta que la piel se queme. Haz una equis en uno de los polos de cada tomate y sumérgelos en agua hirviendo apenas unos minutos. Verás que la piel se desprende con mucha facilidad. Una vez que hayas pelado los tomates, córtalos en dados y elimina las semillas, reservando el jugo. Cuando los pimentones tengan la piel negra, retíralos del horno, déjalos enfriar y pásalos por agua. Elimina la piel y las semillas y córtalos en dados. Pon los dados de pimentón y tomate en la licuadora con el diente de ajo triturado, el jugo de limón, el sustituto del azúcar, la sal y la pimienta blanca. Incorpora el agua poco a poco. Procesa hasta que la mezcla esté homogénea. Ajusta la cantidad de agua según la textura que quieras para tu gazpacho. Ponlo en la nevera hasta que lo vayas a servir. Retira las semillas del pepino, córtalo en cubos muy pequeños y sírvelos con el gazpacho de pimentón.