Flan de espárragos

Flan de espárragos

Una entrada delicada y deliciosa con una maravillosa salsa holandesa que le encantará todos en casa.

Este delicado flan de espárragos es fácil y muy elegante. Calcula el tiempo según la hora que vas a servir el almuerzo para tenerlos listos y llevarlos a la mesa bien calientes. La salsa holandesa se prepara rápidamente y sin complicaciones, mientras los flanes están en el horno.

Los ingredientes

La preparación

Precalienta el horno a 375º F / 190º C. Lava bien los espárragos y elimina los extremos. Cocínalos en poca agua hasta que estén suaves y de color verde intenso. Sácalos y sumérgelos en agua helada para mantener su color y detener la cocción. Déjalos secar, corta las puntas y resérvalas para decorar. Corta los tallos en trozos pequeños y colócalos en la licuadora. Agrega el cebollín, el ajoporro, el yogurt, la sal y la pimienta y procesa hasta que adquiera una consistencia homogénea. Agrega los huevos, la clara adicional y la nuez moscada y procesa un poco más. Rocía los envases refractarios con spray antiadherente y vierte en ellos la mezcla. Colócalos en un envase refractario, llénalo de agua hasta que el nivel llegue a la mitad y cúbrelo con papel de aluminio. Hornea durante 40 minutos. Transcurrido el tiempo, retira el envase del horno y déjalo enfriar un poco. Pasa cuidadosamente un cuchillo pequeño por los bordes de los envases individuales y voltéalos para servir. Acompáñalos con una deliciosa salsa holandesa

La salsa para acompañar

Para hacer la salsa holandesa, derrite 150 g de mantequilla con sal, retírala del fuego y déjala enfriar un poco. Coloca dos yemas de huevo en el vaso de la licuadora y agrega dos cucharaditas de jugo de limón. Procesa a velocidad alta y deja caer, en un hilito, la mantequilla derretida. Continúa procesando hasta que se forme la salsa holandesa.