Crêpes Suzette

Crêpes Suzette

Se dice que las crêpes Suzette fueron creadas en Montecarlo por accidente, cuando por error se flambearon las crêpes que el maître preparaba al Príncipe de Gales.

Mientras el maître preparaba las crêpes para el príncipe, el licor de mandarina se derramó en un descuido y se prendió en fuego. Cuando el maître probó la salsa de las crêpes, quedó encantado. Las dobló cuidadosamente y las sirvió al príncipe como su nueva creación. En ese momento le pusieron el nombre a las crêpes en honor a la niña de uno de los acompañantes del príncipe cuyo nombre era Suzette.

Para las crêpes

  • 1/2 taza de harina de trigo
  • 1 taza de leche
  • 1 huevo entero
  • la ralladura de media naranja
  • 10 g de mantequilla derretida a temperatura ambiente

Para la salsa

  • 80 g de mantequilla
  • 1/2 taza de azúcar
  • el jugo de una naranja
  • 4 cucharadas de grand marnier

Preparación

Comienza preparando la mezcla para las crêpes. Coloca en un recipiente la harina de trigo, la leche, el huevo entero, la ralladura de naranja y la mantequilla derretida a temperatura ambiente. Mezcla bien y deja reposar durante por lo menos una hora. Vierte suficiente mezcla en la sartén para crêpes bien caliente. Cuando dore, voltéala. Una vez que las crêpes estén listas, mantenlas calientes hasta que las vayas a utilizar. Para preparar la salsa de las crêpes suzette, derrite en una sartén la mantequilla y añade el azúcar. Cocina hasta que caramelice. Añade el jugo de naranja y sigue cocinando, sin dejar de remover con la cuchara de madera, hasta que se forme un sirope. Para armar el plato, coloca una crêpe dentro de la salsa y dóblala para formar un triángulo. Repite la operación hasta que hayas utilizado todas las crêpes. Enciende el fuego, vierte el grand marnier y flambea las crêpes suzette. Espera a que se queme todo el licor. Sirve de inmediato, todavía calientes.